Menu

Historia de Marruecos

La Historia de Marruecos se remonta a la época de la cultura capsiense, entre el 10.000 a. C. y el 6.000 a. C., en un momento en que el Magreb era menos árido que hoy. La lengua bereber llegó probablemente al mismo tiempo que la agricultura, y fue adoptada por la población ya asentada allí. El análisis del ADN da como resultado que varias poblaciones han contribuido a la mezcla de genes de los marroquíes, incluyendo, además de los grupos étnicos principales, bereberes y árabes, a fenicios, judíos sefardíes, y africanos sub-saharianos.

El Magreb se encuentra entre los territorios mas antiguamente poblados.
Parece que los bereberes fueron los primeros pobladores conocidos.
Fenicios, cartaginenses y posteriormente los romanos cuya dominación en algunas zonas del país duró hasta el siglo V d.j.c.
En el año 670 de nuestra era se crea la primera ciudad musulmana y desde allí se lanza la campaña para conquistar Marruecos.
Los idrisies son la dinastía que inicia el estado marroquí, después los merinies y desde el año 1666 se consolidan los alaui que es la dinastía que actualmente gobierna.
En la actualidad el país es una monarquía constitucional. El monarca en este momento es el Rey Mohamed VI que en el año 1999 sucedió a su padre Hassan II.

Marruecos romano y postromano: El norte africano y Marruecos fueron lentamente dibujados dentro del mundo Mediterráneo por las colonias de intercambio y poblados fenicios en el periodo clásico. La llegada de los fenicios anunció un largo dominio en el ancho Mediterráneo, aunque esta estratégica región formaba parte del Imperio romano, conocida como Mauritania Tingitana. En el siglo V d.C., al caer el Imperio romano, la región cayó bajo domino de vándalos, visigodos y, posteriormente, bajo el Imperio bizantino en una rápida sucesión. Sin embargo, durante este tiempo, los territorios de las altas montañas permanecieron bajo el dominio de los habitantes bereberes.

Primeros tiempos islámicos: Marruecos se modernizó a finales del siglo VII, con la llegada del Islam, que produjo la conversión de muchos bereberes y la formación de estados como el Reino de Nekor en el actual Rif. Uqba ibn Nafi, conquistador del Magreb en el siglo VII, alcanzó las costas atlánticas en las playas de Massa, se introdujo en el océano con su caballo y puso a Alá como testigo de que no quedaban más tierras por conquistar. El país pronto perdió el control del distante Califato Abasí de Bagdad bajo el poder de Idris I, fundador de la de los idrisíes en el año 789. Marruecos se convirtió en el centro de aprendizaje y la mayor potencia regional. El país alcanzó su mayor poderío cuando una serie de dinastías bereberes remplazaron a los idrisíes árabes. Primero los almorávides, después los almohades, quienes venían a Marruecos tras gobernar gran parte del noroeste africano, así como grandes territorios de la península Ibérica o al-Ándalus. Pequeños estados de la región, como Barghawata y Banu Isam, fueron conquistados. El imperio se derrumbó a causa de un largo periodo de guerras civiles.

Independencia: Marruecos recuperó su independencia política de Francia y de España el día 2 de marzo de 1956; y el día 7 de abril del mismo año Francia abandonó oficialmente su protectorado en Marruecos. Con acuerdos con España en 1956 y 1958, Marruecos recuperó territorios antes controlados por dicho país. Sin embargo intentó reclamar otros territorios coloniales españoles obtenidos en la Guerra de Ifni de 1957. La ciudad internacional de Tánger fue reintegrada a través del Protocolo de Tánger el 29 de octubre de 1956. Marruecos es miembro de la ONU desde el 12 de noviembre de 1956.